fbpx
+34 925 747 235 aceites@grupomunoz.es
0 elementos

Consejos prácticos

  • Economizar el aceite

Nadie duda del precio del aceite de oliva pero ¿por qué renunciar a los beneficios nutricionales y al placer que provoca en los sentidos cuando empleamos aceite de oliva?. Lo que hay que hacer es aprender a economizarlo. Sin olvidar que el mejor aceite tanto desde el punto de vista de la salud como de su rendimiento es el aceite de oliva virgen extra, lo mejor desde el punto de vista económico es:

Aceite de Oliva Virgen Extra: para usos en crudo, en ensaladas, desayunos, verduras, pescados, aderezos y sofritos. Para freír, limitarlo sólo a huevos y rebozados, de esa forma economizamos sin renunciar al sabor.

Aceite de Oliva 0.4º: dado que es un aceite que casi no tiene sabor, lo podemos emplear sólo en fritura.

Aceite de Oliva de 1º: es un aceite muy práctico ya que siendo más económico que un Virgen Extra, tiene bastante sabor por lo que se puede emplear tanto para usos en crudo como para frituras y guisos.

Aceite de Orujo de Oliva: no es el que mejor fama tiene, siendo mejor incluso que los de semillas, está peor conceptuado. Sin embargo, es un aceite que va muy bien en fritura y para este uso es mucho más saludable que cualquier aceite de semillas.

  • La fritura

Pocos son los consumidores que conocen los beneficios nutricionales que aporta la fritura de los alimentos. Cuando ésta se realiza correctamente (a elevada temperatura, para que se forme una costra dura alrededor del alimento) se mantienen las vitaminas del alimento y apenas absorbe grasa (mucho menos que cuando se realiza un estofado). La correcta temperatura para freír está en 160-165ºC para verduras y alimentos delicados y 175-180ºC para el resto. El único aceite que es capaz de alcanzar estas temperaturas correctamente sin degradarse es el aceite de oliva en cualquiera de sus categorías.

El aceite nos durará más tiempo si: no añadimos la sal antes de freír y escurrimos bien el agua de los alimentos; procuramos filtrar el aceite siempre después de cada uso, guardándolo en lugar fresco, cerrado y al abrigo de la luz; procuramos calentar el aceite a fuego moderado y lento sin dejar que humee en exceso (ya que es señal de degradación).

0